Silla Acapulco

La silla Acapulco es también una de las sillas más emblemáticas del siglo XX. Sin duda, merece estar en la misma categoría de sillas tan originales como la Eames, Panton o la Thonet que se han convertido en todo un icono. Su diseño tan elegante y atemporal junto a la originalidad de su estructura vista, son las claves de su éxito como veremos. Y aunque es una silla de exterior, es muy fácil verla adornando los balcones de cualquier terraza, también ofrece muchas posibilidades en la decoración de interiores.

¿Quién diseño la silla Acapulco?

El origen de esta silla está envuelta en una leyenda que no queda totalmente aclarada. Se dice que un día un turista francés estaba descansando en un tejado de la ciudad de Acapulco, decidió fabricar una silla empleando las cuerdas de una hamaca maya tradicional para huir del calor.  Quizás solo tuvo que buscar una estructura donde apoyarla.

Los pueblos indígenas tejían estos asientos con fibra natural y la corteza de los árboles, la colocaban en suspensión en los cocoteros para descansar protegiéndose de las serpientes o roedores. Se sabe que incluso su estructura estaba pensada así para colocar brasas debajo y de esa forma mantenerse caliente o ahuyentar a los insectos.

En los años 50 esta silla se popularizó mucho ya que Acapulco se convirtió en uno de los destinos preferidos de muchas de las estrellas de Hollywood. La silla Acapulco se convirtió en un elemento característico del legendario Resort Pacífico Acapulco donde acudían las celebridades de la época. Fue en esta época cuando empezó a ser producida de forma industrial, haciéndose muy popular en México y el resto del mundo.

Esta silla fue creada anónimamente y en la actualidad la produce oficialmente la empresa de Don José Cortés, aunque todavía se continúa la tradición de su fabricación por artesanos locales; y además existen muchas otras empresas conocidas que también la producen manteniendo la idea original intacta. No obstante, se emplean diversos materiales y un sinfín de colores.

Diseño y realización:

Su diseño en forma radial y su particular curva reproduce los antiguos tejidos mayas permitiendo un efecto refrescante pero además se convierte en un asiento muy cómodo. No hay que olvidar que el clima de Acapulco llega a ser sofocante en verano. Al estar los cables separados su estructura no restringe el flujo del aire, algo muy importante para contrarrestar el calor.

La silla Acapulco fabricada de forma artesanal se suele tejer a mano con nylon para imitar a la cuerda natural de las hamacas tradicionales. Pero también empezaron a utilizarse otros materiales más resistentes como el ratán sintético o el PVC. Este último es el más apropiado sobre todo para exterior ya que ofrece un tratamiento especial contra los rayos UV y además más resistencia.

En sus origines la estructura se hacía de acero, pero se oxidaban con facilidad debido al clima tropical. Por esa razón empezó a utilizarse el acero galvanizado aplicando una pintura anticorrosiva, aunque para las sillas de exterior es más adecuado utilizar el aluminio.

Es una silla realmente resistente, que apenas necesita mantenimiento. Bastará con limpiar la suciedad que se acumula en las cuerdas con un trapo, agua y jabón. Aunque la silla Acapulco ha sido diseñada expresamente para exterior por su resistencia también son muy utilizadas en interior. Son ideales para colocarlas en una terraza sobre todo en verano, pero también puedes dar un toque de alegría en cualquier habitación colocando una silla Acapulco.

En la actualidad esta silla sigue marcando tendencia en decoración, es un asiento muy decorativo, divertido y cómodo. Además, su estructura ligera al aire permite ahorrar espacio y evita causar demasiada saturación. Por ejemplo, sería buena idea colocarla en la cocina o utilizarla como sillón para la zona de lectura. Y si es necesario añadir algo de calidez, siempre se le puede incorporar algún cojín. Son muy utilizadas en cafeterías y en hoteles ya que, aunque dispongan de un diseño sencillo aportan mucho glamor y elegancia a cualquier estancia. Podría quedar bien en cualquier negocio, es una opción muy original para ofrecer a los clientes un asiento cómodo y vistosamente estético.

En cuanto al estilo, podemos decir que la silla Acapulco se acopla perfectamente a cualquier decoración moderna y actual como el diseño industrial, nórdico, vintage o boho. Quedan genial al lado de cualquier mueble, ofrecen un toque original y distinguido. No obstantes sus características principales hacen que se conviertan en auténticas piezas de la decoración Mid-century.

En la actualidad la silla Acapulco se ha convertido en un objeto decorativo de culto. Desde los años 50, su popularidad no ha hecho más que aumentar. Produciéndose en muchos países como Canadá, Estados Unidos, España o Francia. Además, su diseño y peculiaridades se ha trasladado a otros objetos y muebles decorativos. Actualmente una marca francesa ha lanzado más de 40 modelos de muebles de la versión de la silla Acapulco: escritorio, mecedora, lámpara, sofá, estantería, etc…

¿Te ha gustado?
¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *