Lámparas de pie

lamparas de pie en Sillatea

Estos días son una buena excusa para hacer todo aquello que hemos aplazado porque no teníamos tiempo, como aprender nuevas recetas o leer ese libro olvidado en la estantería. Otra de las cosas que hemos notado ha sido el cambio de hora, y es que aunque tarde más en anochecer también tarda más en amanecer… 

De esta manera, muchas veces la luz natural no nos proporciona la suficiente claridad para que podamos llevar a cabo una tarea como es la de leer o estudiar. Dicho esto, ¿quién no se ha preguntado por qué tener que encender la luz de arriba si es de día? Para estos casos, siempre nos será de gran utilidad luminarias como son las lámparas de pie, una opción que nos permitirá ahorrar en la factura de la luz.

Normalmente la iluminación fija son aquellas que utilizamos para luz ambiental, iluminan toda la estancia pero no son cómodas para trabajar debido a que generan sombras incómodas que nos puede producir dolor de cabeza y fatiga a la hora de trabajar, e incluso mal humor. Por lo cual, las lámparas de pie es un claro ejemplo de iluminación de soporte, además de contar con la gran utilidad de poder adaptar la iluminación a las distintas situaciones.

Todas las zonas destinadas a desarrollar tareas, ya sea una zona de trabajo, de estudio o de lectura, la iluminación se convierte en la protagonista, en un elemento fundamental. Sí que es cierto que la luz ambiental es necesaria debido a que una luz demasiado directa también puede llegar a ser perjudicial para una tarea de larga duración, ya que podrían llegar a deslumbrarnos. Es importante ser cuidadoso y elegir una correcta combinación para evitar contrastes demasiado marcados. Por ello, las lámparas de pie siempre serán una buena opción, podemos utilizarlas cómo la luz directa que complementará la luz ambiental, o como luz ambiental complementando una lámpara de sobremesa. Está claro, una lámpara de pie siempre será imprescindible en nuestro hogar ¡funciona para todo!

Elegir correctamente una lámpara de pie no sólo se basa en su funcionalidad, sino también en su diseño. En el mercado encontramos desde los modelos más convencionales a los más modernos y minimalistas. Este primero nos lleva a recordar aquellas lámparas de pie que constan de una pantalla cilíndrica con una tela de algodón. La bombilla quedará colocada en el centro pero sólo podremos ver la luz que transmite, ya que esta quedará tapada. Este tipo de lámparas de pie nos ayudara a crear un ambiente cálido y relajado, y nos podrá ayudar a separar zonas. Un ejemplo de ello, podemos colocarla al lado del sofá, por lo que se entenderá que esa parte del comedor quedará separada del espacio de la mesa, donde es más habitual encontrar una luz de techo que incidirá más sobre ella. Quedará claro que zona es la que se utiliza para comer y dónde se encuentra la lámpara de pie, estará reservada  para actividades que inciten a la relajación.

lamparas de pie Sillatea

Para estas lámparas de pie podremos encontrar varias pantallas, pero te ofrecemos un truquito. Si quieres que esta lámpara de pie te ofrezca una luz más suave te recomendamos que pongas una pantalla de color claro, como blanco o beige, de esta manera la luz quedará más difuminada. En cambio, si quieres una luz más marcada pero sutil, puedes colocar una pantalla oscura la cual obligará a la luz a salir sólo por dos lugares, por arriba y por abajo de la pantalla. Esto creará una iluminación un poco más focalizada para todo aquello que quede debajo de la pantalla, aunque sólo tendrá un corto alcance. Por otro lado, la luz que salga de la parte superior se reflejará en el techo provocando una sensación muy agradable y acogedora.

lamparas de pie Sillatea

Un inciso, este tipo de iluminación es muy recomendado para crear ambientes íntimos, de hecho, existen lámparas de pie que permiten el paso de la luz únicamente hacia el techo. Evitará en todo momento un contacto directo entre la luz y los ojos, ideal para colocarla al lado de asientos o camas en los que quedes situado en una altura inferior que la lámpara de pie. Recuerda que esta opción es para ambientar.

Ahora sí, empecemos a hablar de las luces más focales. Estos nos será una gran herramienta que facilita la iluminación de detalle necesaria para desarrollar una actividad en concreto.

Estas lámparas de pie disponen de uno o más cabezales para proyectar la luz hacia la dirección que deseamos. Sí que es verdad que esta particularidad también la tienen las lámparas de mesa, pero las lámparas de pie podrás ubicarlas en aquel rincón que desees proporcionándole un toque de personalidad. Muchos de estos modelos disponen de un funcional cabezal flexible, que te permitirán desde moverlo hacia arriba y hacia abajo como nuestra lámpara AJ Jacobsen, hasta disponer de unos brazos que nos darán mucha más libertad, como los modelos TOLOMEO.

lamparas de pie en Sillatea

Como ya hemos comentado antes, las lámparas de pie aparte de funcionales son decorativas. Y es que nada más entremos en la estancia es muy normal que todas las miradas se vayan hacia ellas, ocupan un espacio muy importante en nuestro hogar, por lo que es de gran relevancia que acompañen con el resto de nuestro mobiliario. Otra idea que te damos, es que todos aquellos muebles grandes sean lo más neutrales posibles y dejes la tarea de decidir el estilo a objetos individuales como son las lámparas de pie, permitiendo en un futuro poder renovar el ambiente de una forma más sencilla y económica.

Otro dato importante es la elección de bombillas. Te recomendamos utilizar una luz cálida entre el 2600 k y el 3400 k para salones, dormitorios o recibidores. En cambio, si vas a comprarte una lámpara de pie para tu zona de trabajo, te recomendamos una luz más neutra como bombillas de 3600k y 4500k, aptas también para cocinas y baños. A partir de 5500 k es una luz mucho más brillante y fría, no aconsejadas para el hogar, sino para trasteros y garajes. Recuerda que las bombillas LED son ideales en cuestión de ahorro, que podrás encontrarlas en nuestra web.

En Sillatea.com tienes infinidad de modelos de lámparas de pie para escoger, entre ellas las anteriormente mencionadas. Te gustarán mucho, además de que son muy fáciles de limpiar y no te hará falta recurrir a una escalera o gastar largo tiempo en desmontar y montarlas de nuevo.

¿Te ha gustado?
¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *