La silla escandinava

Desde hace algunos años, hemos vivido una auténtica invasión nórdica en nuestros hogares y la verdad es que la hemos recibido con los brazos abiertos. ¿Quién puede resistirse a esos salones modernos, minimalistas, tan luminosos y confortables? De hecho, todos los días se registran en Google miles de búsquedas de usuarios relacionadas con este estilo. Como sabrás, muebles imprescindibles como la silla escandinava, cobran también auténtico protagonismo en internet.

Pero… ¿Cómo debe ser una silla escandinava o nórdica? Al igual que el propio estilo, estas piezas disponen de un inconfundible diseño minimalista de formas suaves, colores claros y además son muy funcionales.

Normalmente, son de color blanco, patas de madera clara, pero también pueden utilizarse otros materiales como el metal, el plástico e ir tapizadas. No olvidemos que este estilo se reinventa constantemente y pueden entrar en juego nuevas variables en cuanto al color, el material o el diseño. Aunque siempre manteniendo sus formas sencillas, lejos de cualquier frivolidad o extravagancia.

Materiales más usados

Uno de los elementos más importante a la hora de comprar una silla escandinava es el material de fabricación. En este caso, la madera clara es el elemento estrella. Las más utilizadas son la de haya, pino o arce. Aunque también entran en juego materiales como el metal o el plástico. Como el polipropileno, muy utilizado para los asientos de sillas de diseño, que también suele reposar sobre patas de metal.

Las sillas escandinavas más típicas

Ahora que has tomado nota de las características básicas de la silla escandinava, queremos mostrarte algunos ejemplos de nuestro catálogo. Hemos seleccionado algunos de los modelos más exitosos de nuestra tienda online y sobre toto aquellos que ofrecen mayor carga visual.

La silla es uno de los muebles fundamentales para conseguir dar un toque nórdico en cualquier habitación. Se recomiendan principalmente estos tres tipos de silla escandinava:

Sillas inspiradas en el modelo Eames

Esta silla de diseño se ha convertido en un auténtico icono de la decoración escandinava. Es una pieza sencilla de líneas modernas que utiliza con suma maestría la combinación madera y polipropileno blanco. En la actualidad puedes encontrar diseños replicas que ofrecen un contraste similar e igual de interesante. Con la ventaja de que son sillas más económicas.

En nuestro catálogo puedes encontrar varios modelos inspirados en la silla Eames como la silla TOW WOOD. Sus patas son de madera de haya y su asiento es blanco fabricado en polipropileno. Las varillas de metal ayudan a dar un toque sofisticado también y además está disponible en varios colores. Puedes colocarlas en cualquier habitación, quedan bien incluso en escritorios. 

Sillas escandinavas de madera con respaldo de barrotes

Este modelo suele ser escogido normalmente como silla de comedor, quizás por su aspecto más clásico. El color más utilizado es el blanco, aunque nuestro consejo es que también utilices colores pastel, como el turquesa o verde agua. Es siempre recomendable introducir un toque de color al conjunto del comedor escandinavo. Ya que en la decoración nórdica se utiliza mucho el color madera, tanto en suelo como en los muebles.

En nuestro catalogo encontrarás varios modelos de madera con barrotes como la silla ALBEUP II, lacada en blanco, negro o verde agua. Te animamos también a introducir sillas de distintos diseños a los escandinavos, les encanta mezclar piezas. Los comedores con mezcla de estilo son fantásticos.

Sillas escandinavas con tapizado

Los textiles son también muy importantes en la decoración escandinava y una buena forma de introducirlos es a través de las sillas. Los diferentes estampados geométricos multicolor unidos por la popular técnica patchwork consiguen dar mucha personalidad. Sobre todo, los triángulos o franjas en zigzag, que son los más utilizados en el estilo escandinavo. Son ideales para decorar, ofrecerán calidez y además podrás jugar con el color y la luz de la habitación.

Le sugerimos la silla TOW WOOD tapizada en tela Patchwork, también inspirada en el modelo Eames con patas de madera de haya. Coloca una o dos en algún rincón del salón, teniendo muy presente los demás elementos decorativos de la habitación. No es bueno saturar el espacio. Siempre es más aconsejable incorporar solo pequeñas pinceladas geométricas sueltas, para no sobrecargar el ambiente.

¡Te animas a experimentar, en nuestro catálogo encontrarás infinidad de modelos similares para conseguir una auténtica decoración escandinava!

¿Te ha gustado?
¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *