La lámpara Arco

Diseñada y creada por los arquitectos milaneses Achille y Pier Giacomo Castiglioni, la lámpara Arco se ha convertido desde 1962 en un icono de la decoración de interiores. Fue fabricada para la firma italiana Flos, especializada en iluminación y destaca por sus líneas sencillas y futuristas. Curiosamente sabemos que los diseñadores se inspiraron en la iluminación de las farolas que existía en la vía pública para adaptarla al interior de un comedor. 

Los hermanos Castiglioni, nacidos en Milán en los años 1913 y 1918, empezaron pronto a experimentar con la producción industrial incluso antes de graduarse en arquitectura. El afán de estos dos hermanos era buscar nuevas formas, técnicas y nuevos materiales para procesos de diseño integral.  Su idea también era encontrar la forma de crear utilizando el menor número de materiales sin que faltará la estética, la funcionalidad y la ergonomía. Ya en 1944, junto a otro de sus hermanos Livio, disponían de un estudio de diseño donde empezarían a trabajar en sus primeras investigaciones y sin saberlo fueron los protagonistas indiscutibles del nuevo diseño italiano de post guerra.

El diseño original de la lámpara Arco estaba sostenido por una base de mármol de Carrara que hacía el contrapeso, aunque en la idea original se empezó a fabricar en cemento; este material fue sustituido por el mármol para darle un poco más de sofisticación. Al igual que el acero son considerados materiales innovadores que ofrece una estética muy cuidada.

Su peculiar estructura en acero, sin duda, también cumplía con su original misión: iluminar una mesa manteniendo una distancia de 2 metros, como ocurría con cualquier farola de la calle. Esta distancia era fundamental para que la luz proyectada no molestará a los comensales y además viniera desde arriba. Teniendo la ventaja de que pudiera moverse y no estuviera condicionada a un punto fijo como ocurre con las lámparas de techo.

Además de esa forma se facilitaba la instalación, evitando cualquier molestica de cables o la realización de orificios. No suele resultar fácil cambiar la ubicación de una lámpara de techo y la lámpara arco era la solución perfecta.

En la actualidad la lampara Arco también es regulable en altura y en iluminación puede ofrecer un ambiente más íntimo si lo deseas. Aunque la base sigue fabricándose en mármol blanco y la hace bastante pesada dispone de dos orificios para que pueda moverse fácilmente introduciendo simplemente una barra. Desde su creación la casa Flos ha mantenido su diseño y las únicas modificaciones que se han realizado únicamente han sido para adaptar el sistema eléctrico a las normas vigentes de cada época.

El material utilizado para el arco es el acero inoxidable en forma de U, llamados “canalina”. Se encuentran escondidos de forma telescópica, metidos uno dentro de otro para dotarlo de mayor amplitud y capacidad, ya que se pueden regular como mencionamos, además de existir tres alturas para elegir. La pantalla está fabricada en dos piezas, una fija en forma semiesférica perforada para la ventilación de la bombilla y otra en anillo de aluminio móvil recubierta en pintura blanca para mejorar la iluminación.

En cuanto a la decoración su estilizada silueta ofrece un toque elegante y moderno, ideal para estilos minimalista, industrial, ecléctico…aunque se adapta a cualquier posibilidad. No hay que olvidar que es un diseño atemporal y muy versátil que se acopla fácilmente a estilos más clásicos. De hecho, comprar una lampará Arco para decorar es siempre una buena elección, nunca pasará de moda y además es muy resistente y duradera, apenas requiere mantenimiento y se puede limpiar con suma facilidad. Sin olvidar que dispondrás de una iluminación perfecta.

El lugar donde más se coloca la lámpara Arco es en salones y comedores. No hay que olvidar que ha sido diseñada para ello, no obstante, es una lámpara muy versátil y funcional a la que se puede sacar mucho más partido.  En cualquier estancia se convierte en la auténtica protagonista y ofrece un toque muy moderno a pesar de que en realidad es bastante discreta. No hay que olvidar que la forma de arco dispone de una capacidad expresiva única, puedes utilizarla para iluminar una zona de lectura o despacho; también son ideales para oficinas, salas de reuniones y cualquier tipo de negocio. Le ayudará a proyectar una imagen muy procesional, podrá iluminar el centro del área de trabajo si se coloca en una de las esquinas. Incluso pueden instalarse en un porche cubierto, su pantalla podrá girarse para iluminar cualquier zona que se necesite.

Aunque su diseño elegante y funcional puede resultar muy discreto, es una de las lámparas de diseño más populares que existen, su original forma ha servido para crear infinidad de ambientes en series de televisión o en el cine. Puedes verla fácilmente en cualquier película como Iron Man, Tron Legacy, Men in Black e incluso en series de televisión ambientadas en distintas épocas como Mad Men.

¿Te ha gustado?
¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *