GRIS, el nuevo blanco

Seamos sinceros: el gris nunca ha tenido muy buena prensa… personas grises, cielo gris, pelo gris… Sin embargo, a nosotros, a los amantes de la decoración, nos apasiona. Porque es uno de los colores que nos da más libertad para decorar. Y es que es la pareja perfecta de cualquier otro color y el escenario ideal para el estilo que elijas.

Etéreo, romántico y estiloso, el gris es uno de los protagonistas de la decoración actual. Su espíritu neutro hace que quede bien en todos los ambientes. Y con unas pinceladas de color, ¡brillará con luz propia!

Como buen neutro, el gris es un fondo ideal para la decoración. Los grises de hoy no son fríos ni tristes. En su mezcla llevan otros colores que los vuelven más cálidos y acogedores.

El Gris es el color de la madurez, la capacidad de adaptación y la nobleza. El nuevo blanco y el nuevo negro, que con una adecuada iluminación es el color avant-garde por excelencia. ¿Por qué?

Por 2 grandes razones:

1º. Se considera un color pasivo, al depender mucho más de los colores que lo rodean, que de su propio tono, enmarcándolos y creando estancias con carácter y personalidad. Es un color base perfectamente combinable con todo tipo de colores, no hay ni un color que no combine con él. Desde los tonos pastel a los más atrevidos (rosas, verdes, amarillos, azules, naranjas, rojos, violetas…), pues tiene la capacidad de armonizar el conjunto, consiguiendo el equilibrio.

Todo esto le añade un valor decorativo incuantificable, pues nos permite poner nuestro énfasis en la ornamentación y demás recursos decorativos, además de un sin fin de combinaciones, independientemente del estilo decorativo que hayamos elegido  (contemporáneo, tradicional, campestre, ecléctico…).

2º. El gris adopta las cualidades del metal al que representa, obteniendo una imagen lustrosa y de prestigio, dando una sensación de brillantez, lujo y elegancia.

Si quieres seguir la tendencia de moda de la uniformidad cromática, consiguiendo la armonía del gris sobre este mismo, derivando en luminosidad y saturación, el gris puede ayudarte a crear un espacio diferente, un espacio con fuerza, que a su vez transmite serenidad, amplitud y modernidad.

La clave está en jugar con las texturas. Donde también guarda la uniformidad cromática y combina perfectamente con otros tonos neutros como los blancos y naturales.

Gris, azul y rojo, el nuevo navy.

La decoración marinera se renueva añadiendo el gris a la paleta de colores. Con elementos de madera y telas rústicas el resultado es moderno pero también tiene mucho encanto. Un truco: mezcla plásticos, con tejidos y materiales naturales, para un efecto más natural.

Acentos en ocre y turquesa.

El gris es un color discreto, pero combinado con colores vivos se vuelve mucho más potente. Un sofá gris destaca, además podemos decorarlo con cojines y mantas de color turquesa, verde, ocre… Y lo combinamos con el blanco (en paredes o lámparas) para dar serenidad al conjunto.

¿Y con rosa? Muy juvenil.

Las habitaciones infantiles y juveniles pueden dejar sitio al gris si mezclamos con otros colores como el rosa (muy alegre) y el malva (contrasta pero no desentona). Camas en color gris, ropa de cama en colores, cortinas, mantas, cojines, alfombras y pufs

El rey de los tapizados.

Unas sillas de comedor, una mesa, un sofá o una butaca tapizados en gris quedan bien en cualquier lugar. ¡Es un color que nunca falla!

¡Atrévete y dale un toque de gris a tu vida! Aunque sea con objetos decorativos como lámparas, espejos, maceteros, mesas auxiliares, etc. Que encontrarás en Sillatea.com.

¿Te ha gustado?
¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *