FENG SHUI

El espacio donde habitamos nos transmite sensaciones agradables o desagradables, puede que queramos estar largos periodos de tiempo o llegar a tener la necesidad de salir lo antes posible, ¿no te ha pasado nunca?

El feng shui se define como ciencia de arte ancestral basada en la cosmogonía china, que busca la mejora de las condiciones ambientales que fomentan el bienestar y la armonía general del individuo con su entorno.

La traducción literal de feng shui es viento y agua, haciendo alusión a la necesidad de movimiento. Está considerada una ciencia, el primer texto proviene de un libro y data del año 300 antes de cristo. 

Hay varias escuelas que enseñan este arte, la formación más conocida en occidente fue introducida en la década de los 80, por Thomas Lin Yun, llamada el feng shui intuitivo o de la forma y el color. Se instaló en california y se extendió por EE.UU y américa latina. Adaptó este arte milenario a la decoración occidental, sin perder sus bases, de forma que lo simplificó.

Para los chinos el espacio es el lugar donde los humanos realizan su vida, por lo tanto para ellos es indispensable que este lugar este equilibrado. Para comprender este arte debemos  mirarlo desde otro punto de vista, en la cultura oriental se comprende que todo tiene una conexión, cielo y tierra, ellos se basan en lo que llaman las tres suertes.

La suerte del cielo, la suerte del hombre y la suerte de la tierra, es en esta tercera donde interviene el feng shui y se aplica la técnica.

Ellos creen que el entorno que nos rodea nos influye a nivel mental, emocional y físico, eso quiere decir que el espacio con el que nos relacionamos a diario es especialmente importante, en cuanto a nuestra calidad de vida.

¿Cómo nos relacionamos con la decoración?, ¿Te paras a observar que sensación te produce el color de un sofá? ¿La forma de una silla?, ¿En el  material de su elaboración? O en ¿Cómo te sientes en una más natural? Por ejemplo de pino.

Todo esto nos pasa a través de algo muy real y nada místico, son nuestros sentidos, ellos nos dicen o recuerdan si es agradable o desagradable.

El oído, la vista, el tacto, el olfato, la sensación térmica, todo esto nos conecta en mayor o menor medida con nuestras emociones y son ellas las que determinan nuestro pensamiento a la hora de elegir, en resumidas cuentas si nos gusta o no, es así como decidimos.

Si decides introducir el feng shui en tu día a día, estaremos encantados de ayudarte en Sillatea, disponemos de todo tipo de elementos decorativos para que los combines como más te guste y mejor sensación te transmita.

Cuando empezamos el estudio decorativo de un comedor que es un área muy importante en la casa, podemos utilizar la herramienta de los cinco elementos utilizada en el feng shui. La opción de la mesa de madera GUERINDON natural de fresno con las cuatro sillas TOW WOOD en diferentes colores, el rojo equivale al fuego, el amarillo a la tierra, el gris o plateado al metal, el azul al elemento agua, el verde a la madera o en su defecto la madera en sí.

Es muy importante que la hora de comer se realice en un espacio relajado para garantizar una buena digestión, sin preocupaciones, con este conjunto equilibramos una zona de reunión haciendo más agradable el tiempo que pasamos juntos, alargando así la sobremesa.

También es una buena opción poner un espejo que refleje la mesa ya que en la cultura oriental si la mesa está llena de comida es sinónimo de abundancia, de esta manera duplicamos el  efecto, cuando no la utilicemos para comer, el espejo puede reflejar un bonito ramo de flores, representando así la misma fortuna.

La iluminación también es muy importante, durante el día la luz natural es la mejor opción, por la noche una lámpara de suspensión como la BEAT-style, que ilumine con una luz cálida, la hora de la cena, para introducirnos poco apoco en un momento más tranquilo y de reposo.

Continuando con el comedor y para acabar con el espacio donde comemos siguiendo en la línea de la mesa y las formas suaves de las sillas, en feng shui es muy característico este tipo de formas ya que imitan y evocan las formas irregulares y onduladas, tan presentes en la naturaleza.

Si ponemos una alfombra en nuestras estancias, asentaremos aún más todo los beneficios que habremos conseguido con la decoración anterior, la alfombra MANFER, de yute Natural en color le dará vida además de tener una relación muy directa con las sillas en varias tonalidades.

¿Te ha gustado?
¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *