Lámpara Tolomeo

La iluminación de estilo industrial con sus típicas lámparas colgantes y de metal está más de moda que nunca, sobre todo porque se acopla perfectamente a otras tendencias también en auge como la decoración Escandinava y el Retro-vintage. En este sentido, la lámpara Tolomeo en cada una de sus versiones: de sobremesa, de pie o aplique de pared, foco…, ofrece un recurso muy interesante para la decoración de interior.

Además de aportar un toque de originalidad y elegancia, ofrece mucha versatilidad. Pueden ser colocadas de diferente forma, adaptándose fácilmente a cualquier espacio y tipo de instalación. Además, su brazo articulado, inspirado en lámparas flexo, ofrece mucho juego en iluminación. Puede moverse fácilmente para iluminar el lugar de trabajo que deseemos

¿Quieres saber un poco más de la historia de esta lámpara y además conocer algunos trucos para sacarle más partido?

La lámpara Tolomeo, es quizás la lámpara más conocida de todos los tiempos. Si te fijas bien la encontrarás allí a donde vayas, incluso en la tele. Se considera un auténtico “best-seller” y ha aparecido en sus distintas versiones en muchas series conocidas como House o Dexter, y en películas como 007 Skyfall, El indomable Will Hunting, etc… Aunque la más utilizada sea la de sobremesa y la de pie con pantalla, como la versión Mega Terra que el Dr. House tenía en la sala de reuniones. Y por supuesto aparece en el curioso documental de Michele de Lucchi, titulado “Why a film about”, en donde el autor explica los motivos que le llevaron a crearla y como se convirtió en un símbolo del diseño italiano.

Fue creada en 1987 por los diseñadores italianos Michele De Lucci y Giancarlo Fassina, y se comercializo gracias a la conocida empresa italiana Artemide, encargada también de su fabricación. Desde entonces ha conseguido numerosos premios y reconocimientos a nivel internacional. Además de ser expuestas en museos prestigiosos como el MoMA.

Quizás la clave de su éxito sea la funcionalidad de su brazo articulado para poder dirigir la luz de forma más precisa. De Lucci se inspiró en la clásica lámpara flexo de brazo articulado, pero incorporando una nueva técnica usada en la pesca tradicional, llamada trabocco que se utilizaba maniobrar con la red. De esa forma se consigue que mantenga su posición fija, mediante un muelle interno. Se lograba conseguir la posición deseada fácilmente, incluso usando solo una mano. La marca Artemide siempre ha sido reconocida por diseños de lámparas más bien de estilo industrial, muy innovadores y funcionales como esta.

La Tolomeo original era de sobremesa, tenía una base pesada, una estructura de dos brazos articulados y su pantalla era capaz de girar hasta 360º.  Esta versión es ideal para colocarla en un escritorio, en una mesita de noche o en una zona de trabajo. Además de conseguir una buena iluminación para realizar cualquier tarea, ofrece una luz ambiental optima y también se convierte en un objeto decorativo muy interesante incluso cuando no está encendida.

Pero a pesar de que se considere una lámpara de trabajo, también se suele colocar en otras habitaciones como la cocina o el baño, como puedes observar en las imágenes. Aunque en este caso es más común ver la versión aplique de pared. Su estilo sencillo y discreto ha sabido conquistar cada una las estancias, incluso el salón, donde es fácil ver su versión de pie e incluso colocada en el techo. Y es que hasta el propio diseñador afirma que la lampará Tolomeo representa la unión entre tecnología y domesticidad. En su diseño y fabricación siempre ha primado la funcionalidad, de hecho, hoy en día existen muchas versiones diferentes, incluso hay modelos para colocarlos en el exterior.

Al ser una lámpara muy funcional y versátil, es muy usada en ambientes públicos, lugares de trabajo, o en restauración. Pero sobre todo encaja a la perfección en espacios de oficinas, no solo por su forma y estilo sino también por brazo articulado, ofreciendo una iluminación muy flexible. Puede regularse hasta alcanzar la posición que más luz directa ofrezca para realizar el trabajo. Ofreciendo la máxima comodidad a usuarios que pasan largas horas sentados realizando cualquier tipo de actividad, en largas jornadas de trabajo desde el atardecer.

En cuanto al aluminio, este material ofrece muchas ventajas. Es una lámpara muy resistente que no se verá afectada por la humedad. Siendo uno de los materiales más usados en exteriores.  Su mantenimiento y limpieza es muy sencillo. Bastará con pasar un paño húmedo para quitar el polvo y la suciedad regularmente y puede usarse también jabón neutro. Podrá colocarla en cualquier lugar fácilmente, ya que este material ofrece poca densidad, con lo que pesa muy poco…

¿Te ha gustado?
¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *